Es un pueblo construido sobre montaña contra al mar y se le llama «El Pueblo de las Escaleras».

¡Mis amores! Como a todas las mujeres, debo decir que a mí también me encantan las joyas. Sin embargo mis joyas favoritas no son de las que uno puede vestir, sino aquellos lugares inéditos, no tan conocidos y quizás un poco escondidos, pero que una vez los descubres, te impresionan tanto como las piedras preciosas. En el blog pasado les hablé de la joya de la costa de Jalisco: Careyes. Hoy quiero hablarles de una realmente asombrosa ubicada en la costa amalfitana, llamada Positano. 

Primero quiero contarles cómo llegué a este lugar, pues ya había estado antes en Italia: en Roma, Florencia y Venecia, ciudades maravillosas con historias únicas y encantadoras, de las cuales todos hemos escuchado un poco. Y ni hablar la gastronomía italiana es simplemente irresistible. 

Esta vez viajé a Italia para un evento de la marca de ropa H&M en Roma y decidí no quedarme con los mismos destinos de siempre. Ya había escuchado que la costa de Italia era hermosa, entonces dije ¿perchè no? Así que, al finalizar el evento, me aventuré hacia la costa amalfitana. 

Laura Tobón en Positano

La costa amalfitana fue declarada Patrimonio de la Humanidad hace más de dos décadas.

Laura Tobón en Positano

La costa amalfitana fue declarada Patrimonio de la Humanidad hace más de dos décadas.

Hay muchas formas de llegar a la costa. Desde Roma, pueden tomar un tren o avión a Nápoles (la ciudad de la pizza) y de ahí tomar un ferri, bus o carro hasta Positano. En esta oportunidad viajé en tren y disfruté mucho el trayecto, viajé pegada a la ventana muy feliz con la belleza del paisaje. Este viaje es corto una vez en Nápoles, son 45 minutos de tren y luego otros 40 minutos en taxi de la estación de trenes a la ciudad. 

Al llegar a Positano quedé impresionada con este mágico lugar, y entiendo por qué la costa amalfitana fue declarada Patrimonio de la Humanidad hace más de dos décadas. Positano quedó, sin lugar a dudas, en mi top 5 de lugares favoritos en el mundo. Es un pueblo construido sobre montaña contra al mar, y como dato curioso se le llama “El Pueblo de las Escaleras”, por todos los escalones que hay que bajar hasta llegar a la zona donde se ubican las playas y la Iglesia de Santa María de la Asunción.

En este recorrido cuesta abajo, encontrarán cientos de boutiques, restaurantes de comida local y puestos de venta con curiosidades y souvenirs. Una de las calles más bellas es la que baja desde Piazza dei Mulini a la Iglesia de Santa María de la Asunción. Y como Positano es el Pueblo de las Escaleras, ya se imaginarán que este recorrido tiene que hacerse a pie sí o sí para aventurarse entre los callejones, o bajar y subir todos los escalones con el fin de no perderse ningún rincón de este mágico lugar. Yo hice mucho ejercicio subiendo y bajando todas esas escaleras, así que me di el permiso de comer todo lo que quisiera.  

¿Dónde comer? (Con la mejor vista al mar)

  • Maestro’s – Restaurante del Hotel Villa TreVille: En este lugar cocinan una pizza exquisita, es mi nueva pizza favorita. Y no se trata solo del sabor de su comida, sino de la experiencia 360° que se vive en este lugar tan romántico y deslumbrante con vista al mar de Positano. Con solo palabras me quedo corta para describir la hermosura de esta escena. 
  • ZASS – Restaurante del Hotel Il San Pietro di Positano: Comer en este restaurante es como un cuento, como un escenario de cine, como viajar a la Belle Époque. ¡Se los juro que no exagero! Es el restaurante del Hotel Il San Pietro di Positano, que es muy bonito y famoso por su exquisito menú. No dejen de probar las pastas, super recomendadas. Después de todo, ¿quién va a Italia y no come pastas? 
  • Terrazza Celè: Como su nombre indica, es una terraza con excelente ubicación y una vista de ensueño al mar de Positano. 10 puntos para la atención, al igual que la comida y su presentación. Sumamente recomendable. 
  • Il Capitano: Particularmente soy amante de un buen vino, y más en lugares tan bonitos como Positano. Este restaurante tiene una carta de vinos muy completa que, acompañada de deliciosos platos como un risotto de mariscos, hacen una velada encantadora. 
  • La Taverna del Leone: Este lugar está un poco retirado del comercio y no tiene vista al mar, como los anteriores. Sin embargo, es sin dudas una de las mejores cocinas de la zona. También tiene una amplia carta de vinos y la atención es de primera. Mi recomendado en este restaurante es el pulpo, les encantará. 

¿Dónde hospedarse?

  • Le Sirenuse: Es el hotel más conocido de Positano, de hecho es desde la terraza de su piscina desde donde se hacen muchas de las fotos y videos más famosos que hemos visto de este destino. ¡Sin duda el lugar ideal para pasar unas románticas vacaciones!
  • Villa TreVille: Este hotel es la antigua casa de Franco Zeffirelli, un famoso director de cine y ópera italiano. Es por esto que al llegar se siente una atmósfera de cultura y creatividad única que se ha impregnado en cada rincón del hotel. Puedo decir que es el mejor lugar para tomarse unas merecidas vacaciones y recargar energías al mejor estilo italiano. 
  • Il San Pietro di Positano: Este hotel tiene unas habitaciones hermosísimas con vista al Mar Mediterráneo. La decoración es realmente agradable y el servicio excelente. Todo hace que Il San Pietro di Positano sea una experiencia memorable. 

Imperdible: 

Iglesia de Santa María de la Asunción: Recorrer las escaleras de Positano tiene un espectacular premio (además, obviamente, de ayudarnos con esos kilitos de más) y es conocer la hermosa Iglesia de Santa María de la Asunción. Es el principal templo y monumento del pueblo, famoso en todo el mundo por su cúpula decorada con colores verdes y amarillos. Su arquitectura seguramente les dejará sin palabras como a mí. 

Laura Tobón en Positano

Al visitar la costa de Italia no pueden quedarse con un solo destino, es tan hermosa que vale la pena recorrerla si cuentan con el tiempo para hacerlo.

CAPRI, UNA PARADA OBLIGATORIA

La costa italiana es tan hermosa que no pueden quedarse con un solo destino, vale la pena recorrerla si cuentan con el tiempo para hacerlo. Así que en este viaje también tuve la oportunidad de conocer la famosa isla de Capri, ¡y me encantó!

Llegué a través de un tour en bote por la costa, les recomiendo este servicio para hacer tours en barco: @seaservicesbuglione www.seaservicesbuglione.com. El paseo en barco es hermoso porque pude ver la magia de la costa italiana en todo su esplendor, incluso pasé por las famosas piedras Faraglioni y la cueva del corazón, un verdadero espectáculo de la naturaleza.

¿Dónde comer?

  • Lo Scoglio delle Sirene (The Rock of the Sirens): Ubicado en la Marina Piccola en Capri, este lugar es francamente encantador. La comida es excelente, tiene el mejor spaguetti que me he comido en Italia. ¡Se los super recomiendo! 
  • Lido del Faro: Este restaurante tiene una vista perfecta desde el punto más alto de la isla. A mí, personalmente, me dan un poco de susto las alturas, pero el paisaje del Mar Mediterráneo hace que valga la pena el sustico.

¿Dónde hospedarse?

  • Punta Tragara: Este hotel tiene una excelente ubicación con vista panorámica de la costa de Capri y la bahía de Marina Piccola. Cada rincón de Punta Tragara es mágico e instagrameable, además tiene una de las piscinas más tranquilas y relajantes en las que he estado.Capri Palace: Su nombre está muy bien escogido porque en este hotel me sentí como en un verdadero palacio. El personal es excelente, lo que hace que la atención sea inmejorable. La piscina de este hotel también es encantadora, definitivamente los hoteles de la costa italiana se han enfocado en hacer que sus vistas panorámicas sean todo un paisaje para recordar. ¡Y lo lograron!

Mis amores, definitivamente no me arrepiento de no haberme quedado con los clásicos destinos italianos que todos llegan a conocer. Este escape aventurero hacia la costa italiana me ha dejado tantos recuerdos bonitos que tenía que venir a compartirlos con ustedes. Y ya saben, si viajan a este destino, espero escuchar sus opiniones y que lo disfruten tanto como yo lo hice.