Rio de Janeiro es una locura y más si van en temporada alta.

Energía, eso es lo primero que viene a mi cabeza cuando pienso en Brasil. Un país desbordado de música, alegría y color… especialmente cuando llega la temporada del Carnaval.

Así que, amores, aprovechando los espectaculares carnavales de Río de Janeiro, les quiero contar de este increíble destino. Yo no he ido en esta fecha exactamente pero tuve la oportunidad de pasar Año Nuevo allá hace un año. Nos decían que esta celebración era increíble y con Álvaro lo comprobamos.

Los juegos pirotécnicos de esa noche son indescriptibles y emocionantes… y todas las personas, sin falta, se meten al mar a las 12 en punto con sus atuendos blancos para pedir deseos para el próximo año.

Laura Tobón blog

Lo primero que viene a mi cabeza cuando pienso en Brasil es energía.

Rio de Janeiro es una locura y más si van en en temporada alta. La energía de los brasileños es fantástica, siempre están felices y dispuestos a ayudarles en lo que necesiten.

Si decides ir a carnavales ponte cómodo, prepárate una caipiriña y mira estas recomendaciones para la aventura:

Para visitar…

  • Leblon: playas en un barrio exclusivo y lleno de cultura en el sur de la ciudad. Para las compras incluye el Shopping Leblon en tu agenda.Ipanema: el barrio con la franja costera por excelencia. La misma de la canción más famosa de todo Brasil. Un lugar lleno de música y sensualidad.
  • Copacabana: cuatro kilómetros de playa, bordeados por un paseo peatonal imperdible.
  • Pão de Açúcar: otro ícono de la ciudad por excelencia. Se sube en teleférico y ofrece una de las vistas más espectaculares de Río.
  • Praia Vermehla: su nombre traduce ‘playa roja’ y se encuentra junto al Pan de Azúcar. Es un pequeño rincón de paz en medio de una de las zonas más visitadas de la ciudad.
  • Cristo Redentor: coronando el cerro del Corcovado se encuentra uno de los monumentos más imponentes del mundo. Elegido una Maravilla de la humanidad.
  • Arpoador: una pequeña playa en la península que separa las célebres Ipanema y Copacabana.
  • Lagoa: un vecindario de lujo rodeando un lago, con una ciclovía que supera los siete kilómetros, y una de las zonas más atractivas de la ciudad.
  • Escadaria Selarón: las famosas escaleras entre Lapa y Santa Teresa, decoradas por el artista chileno Jorge Selarón como un homenaje a la ciudad.
  • Lapa: el barrio bohemio por excelencia en el corazón de la ciudad. Reúne una oferta muy variada de comida y entretenimiento.
  • Museo del mañana: un diseño de Santiago Calatrava que demuestra que Río también es la ciudad de la arquitectura y el arte.
  • Búzios: un exótico balneario a poca distancia de la ciudad. Famoso por ser un lugar de descanso y diversión para los locales.

Para comer y tomar algo…

  • Riso: un bistró de comida brasileña moderna e internacional. Combina la arquitectura modernista de los años 70 con un jardín muy especial.
  • Giuseppe Grill: solo dos razones para convencerlos: queda en el encantador barrio de Leblon y cuenta con la carta de vinos más completa de la ciudad.
  • Sushi Leblon: recomendado por la Guía Michelin, es un bastión de la tradición japonesa que ha llegado al corazón de la cultura brasileña.
    Vinil: música, tragos y cocina brasileña.
  • Via Sete: un almuerzo delicioso en el área de Leblon.
  • Fogo de chão: un steakhouse con una vista única del Pan de Azúcar.
  • Venga: un bar de tapas típicamente español, ideal para un plan más de fast food luego de un largo día de turismo.
  • Nola: la mejor oferta de comfort food en Leblon. Cuenta con buenas alternativas vegetarianas.
  • Nam Thai: se define a sí mismo como un toque moderno y sofisticado a la gastronomía tailandesa.

Para hospedarse…

  • Fasano: diseñado por Philippe Starck y en el corazón de Ipanema.
  • Hilton Copacabana: un referente de lujo y comodidad frente a la icónica playa.
  • JW Marriott: hospedaje de lujo, también en Copacabana. No se pierdan la vista desde la terraza.
  • Emiliano: una exquisita pieza de diseño contemporáneo con una piscina infinita sobre la playa de Copacabana.

Si también aprovechan el viaje para pasar por São Paulo, les dejo algunos de mis favoritos:

El hotel Unique y su sky lounge: uno de los lugares más exclusivos de la vida nocturna en la ciudad. The place to be!

El restaurante Famiglia Mancini tiene el sello hogareño italiano y una buena oferta de entretenimiento.

Para pasar una noche de diversión en una de las capitales más cosmopolitas de Latinoamérica les recomiendo la discoteca Villamix.

Les garantizo que la Galeria dos Pães tiene el mejor pão de queijo.

Oscar Freire es la calle para irse de compras. Destinen un buen tiempo (y presupuesto) a este plan.

En el Mercado Municipal no pueden dejar de probar la especialidad local: sándwich de mortadela con cerveza. Prepárense porque es enorme.

Vila Madalena es el barrio de los bares. Una zona con mucha personalidad.

São Paulo es una capital mundial del arte urbano, y muchos de sus grafitis se concentran en Beco do Batman.